encabezado

El Trastorno Bipolar

Fecha de publicación: 2017-05-17, Por Rodrigo Arnaiz / Psicólogo Clínico / Sucursal Santiago Centro y Terapia Online / Centro de Terapia del Comportamiento

¿Les ha pasado que hay días en que notan una mayor actividad y andan mucho más despiertos, contentos y con mucha fuerza para vivir el día y repentinamente; a medida que pasa el día, empiezan a estar con falta de ganas, con cansancio físico y les cuesta hacer las cosas, sin tener tan claro de dónde viene todo esto? Bueno, estas variaciones se producen de manera normal en nosotros y es parte de nuestro diario vivir. Se caracterizan por tener una baja intensidad y duración y no afectan nuestras actividades diarias ya que las podemos manejar. Sin embargo, cuando estos cambios de ánimo se producen de manera tan exagerada, inesperada y se repiten en el tiempo, estamos en presencia de un problema que afecta la salud mental que va más allá de lo normal llamado "trastorno bipolar".

Este trastorno o "enfermedad de los sentimientos" como se le llama, todavía no tiene una causa definida y lo que se sabe es que hay una herencia familiar que les ha pasado lo mismo que al que sufre este trastorno. Aparece entre los 10 y 24 años de edad y afecta de la misma manera a hombres y mujeres, asociada a sucesos vitales estresantes, separaciones, pérdidas de seres queridos, despidos del trabajo, consumo de alcohol y drogas y también ante los cambios estacionales.

Existen dos marcadas etapas de esta enfermedad que son, por un lado, la etapa "maníaca", que consiste en un entusiasmo y energía exagerado, alta autoestima, necesitar pocas horas de sueño, muchas ideas muy creativas e inteligentes que aparecen en un corto tiempo, sensación de grandeza y hablar muchos temas y no parar. En esta etapa también puede aparecer desorden notorio de gastos monetarios que llevan a deudas y conductas riesgosas en el área de lo sexual, alcohol y drogas. Todo lo anterior está acompañado con mucha irritabilidad, distracción y aceleramiento. Por otro lado está la etapa depresiva, que se manifiesta con un ánimo bajo, bajo interés por realizar actividades, baja autoestima, poca energía vital y cambios bruscos de peso en corto tiempo. Acompañado de períodos de dormir mucho o no poder dormir, fatiga, sensación de culpa y negatividad en los pensamientos hasta tener ideas de muerte, falta de concentración y poca capacidad de decidir cosas de la rutina diaria. Estas dos etapas se pueden dar marcadamente en ciclos de un día hasta llegar a combinarse en períodos que van de meses de permanecer en una etapa para luego pasar a meses de estar en la otra. Esto se va repitiendo en el tiempo produciendo un gran malestar en la persona que lo padece, hasta poder llegar en algunos casos a la idea extrema de suicidio, que en esta enfermedad aparece hasta en un 15% de los afectados. Todas las características anteriores dificultan que el paciente pueda desarrollarse normalmente en el trabajo, en la vida social y familiar, alterando gravemente las relaciones interpersonales.

Si se produce una detección temprana de la enfermedad bipolar, el tratamiento y el pronóstico tendrán mayor probabilidad de éxito. Se requiere de ayuda especializada por parte de psicólogos, para una adecuada terapia y psiquiatras, para dar los medicamentos apropiados y buscar disminuir la duración de los períodos "maníacos y depresivos" y acompañar al paciente en el tratamiento. La asistencia a terapia y tomar los medicamentos llevados al día y con un control frecuente, son fundamentales para el éxito en el tratamiento. Como factores protectores están el trabajar la higiene del sueño y lograr un sueño reparador, realizar ejercicios, no consumir alcohol ni drogas y aprender a gestionar los eventos que producen estrés en la vida del paciente. Un tratamiento adecuado produce un resultado positivo para el paciente.

El trastorno bipolar afecta en forma importante a la familia del paciente, siendo vital que sus miembros reconozcan el diagnóstico y así poder afrontar la enfermedad como familia acompañando al paciente en su tratamiento y recuperación. Para ello es necesario que la familia conozca muy bien la enfermedad y logre gestionar las etapas y llevar la enfermedad de buena manera. Se requiere trabajar la culpa, aclarando que no es culpa de nadie de la familia la aparición de la enfermedad. También poder repartir entre los miembros de la familia el cuidado del paciente porque resulta muy pesado que una sola persona se haga cargo. La familia puede alentar las mejorías del paciente, fomentar su autocuidado, ofrecer un apoyo incondicional, ayudar a manejar el estrés y resolver problemas, apoyar hábitos y rutinas que ayuden al control de la enfermedad. La familia es un apoyo fundamental en la recuperación del paciente bipolar.




 
Providencia (casa matriz)

Alfredo Barros Errázuriz 1953 - Oficina 403
Metro Estación Pedro de Valdivia
Providencia, Santiago - Chile
Teléfono: 22 411 73 73 | E-mail: centro@terapia.cl



Ver Boletas Electrónicas

Santiago Centro

San Antonio 385 Of. 901 - Santiago Centro
Metro Estación Plaza de Armas
Santiago Centro - Chile
Teléfono: 22 420 19 00 | E-mail: centrosantiago@terapia.cl

Viña del Mar

Avenida Valparaiso 585 Of. 801 - Edificio Plenocentro
Metro Estación Viña del Mar
Viña del Mar - Chile
Teléfono: 32 246 51 20 | E-mail: centrovina@terapia.cl

 

  Centro de Salud Mental | Psicologos Santiago | Psicologos Providencia | Psicologia Valparaiso | Psicologia Viña del Mar | Psicologos Infantiles | Neurologia Adulto | Neurologia Infantil | Terapia Familiar | Terapia de Parejas | Terapia Ocupacional| Deficit Atencional | Deficit Atencional en Adultos | Nutricionista Santiago | Nutricionista Valparaiso |  
  CETEC © 2012 | Todos los derechos reservados - Admin